Isabel María Fernández Bastida: “La estrategia España Circular 2030 será vital en la economía circular y la producción sostenible de Jisap”

La responsabilidad de Jisap con el medio ambiente se mantiene como uno de los objetivos estratégicos de la compañía. El compromiso con la revisión de los aspectos ambientales y la creación de empleo estable en ecosistemas rurales forman parte de su misión.

Isabel María Fernández Bastida, responsable del Departamento de Calidad y Medioambiente de Jisap, nos cuenta las últimas actuaciones ambientales de la empresa y los retos que desafían a la industria en una coyuntura especial tras el confinamiento.

¿Qué sistemas de gestión medioambiental prioriza Jisap estos últimos años para seguir protegiendo el entorno?

En Jisap creemos principalmente en un sistema de producción sostenible en las tres dimensiones: social, medioambiental y económica.

Se trata de un sistema que basamos en el control de aspectos fundamentales de forma digitalizada y sensorizada como son los datos de consumo, producciones, gestión de residuos y subproductos ganaderos. Al final lo que tratamos de hacer con esta gestión es favorecer la economía circular y ser más eficientes en todos los niveles.

¿Cuáles son las metas u objetivos principales que se propone la empresa para reducir la huella medioambiental y mejorar el uso de recursos naturales?

Las acciones emprendidas se han enfocado en contribuir a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por las Naciones Unidas, que de manera precisa, se estableció en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

Son acciones muy concretas como, por ponerte un ejemplo, que toda la energía de nuestro grupo empresarial sea procedente de energías 100% renovables. Con esto pretendemos reducir la huella ecológica.

Otras vías estratégicas que consideramos determinantes son la digitalización de los datos de las instalaciones ganaderas y la calidad de nuestros procesos. Al final se trata de buscar continuamente la excelencia con certificaciones o sellos basados en bienestar animal, Global GAP, ISO 9001 o la ISO 14001, etc.

¿Cómo integráis todos estos avances en el flujo de trabajo diario entre diferentes grupos de empleados?

Tenemos diferentes acciones de sensibilización y concienciación entre todos nuestros compañeros, ya que forma parte de nuestro código de buenas prácticas ambientales en todas las granjas.

También se han efectuado cambios en el modelo productivo con acciones propias de la economía circular, dando valor añadido a aquellos subproductos que se obtienen en las instalaciones ganaderas.

Por otra parte, la investigación colaborativa con entes públicos, universidades, u otras empresas del sector creemos que es uno de los ejes que hemos de seguir trabajando. De hecho, el equipo mantiene una constante formación para mejorar los criterios de control en la reducción de las emisiones GEI o la disminución de la huella hídrica.

¿Cómo ve la granja del futuro? ¿Qué importancia tendrá la economía circular y la reducción de la huella de carbono e hídrica en este tipo de gestión ambiental?

Lo primero que debemos de tener claro en nuestro sector es la importancia que tendrá el Pacto Verde Europeo para hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro en 2050.

Algo a destacar que consideramos vital es la Estrategia Española de Economía Circular recientemente publicada (España Circular 2030), que nos marcará un rumbo a seguir en el que todos tendremos que dar un paso adelante.

En el tema de la granja del futuro creo que estará totalmente digitalizada. Se deberá realizar la utilización integral de las materias primas con una alimentación eficiente y se valorizarán todos sus subproductos en el entorno local, optimizando el uso de recursos hídricos y reduciendo las emisiones de GEI gracias a la aplicación de las MTD.

¿Cree que el talento femenino sigue creciendo de forma generalizada en el mundo rural? ¿Qué medidas piensa que deberían aumentar para dar mayor valor y visibilidad al colectivo en la ganadería de hoy?

Personalmente pienso que el talento femenino en el medio rural es muy alto, gracias a que se vive y se crece en la cultura del esfuerzo, del compromiso y del respeto por todo lo que nos rodea, rasgos implícitos en sectores primarios como la ganadería y la agricultura. Esta ilusión la comparto dentro de los valores con los que he crecido y en los que creo firmemente.

Es un colectivo que está entrando con gran fuerza, ganas e ilusión que se está haciendo su hueco y gracias a la tecnificación y profesionalización del sector se ha mejorado mucho en este sentido.

Entradas recomendadas