Ganadería moderna contra el cambio climático

El sector ganadero avanza en la lucha contra el cambio climático gracias al esfuerzo, inversión y compromiso de los ganaderos, que aplican en las explotaciones nuevas tecnologías y sistemas para reducir el impacto de su actividad. 

El sector ganadero se ha transformado en los últimos 20 años, pasando de centrarse en la producción de manera casi exclusiva, a poner el foco en otros aspectos como son la reducción del consumo de recursos así como de las emisiones.

Las nuevas tecnologías han sido el principal aliado del sector en este proceso. Las granjas han cambiado y ahora cuentan con numerosos dispositivos que ayudan al personal a optimizar la producción. 

Por otro lado, la formación ha sido un punto decisivo en este cambio. Actualmente los ganaderos, y personal que trabaja en las granjas, recibe formación en materia de bienestar animal, tratamiento de residuos y otros aspectos técnicos que los convierten en personal de alta cualificación para el trabajo en una granja moderna. 

La investigación en el desarrollo de piensos y aditivos para los animales, además de las vacunas, es otro de los grandes avances de nuestro tiempo. Gracias a la colaboración de instituciones, empresas y universidades, se han desarrollado investigaciones que permiten reducir el impacto de la actividad a partir de, por ejemplo, la propia alimentación de los animales. Estas investigaciones también nos han ofrecido soluciones tan importantes como el reciclaje de purines, algo en lo que Jisap ha invertido numerosos recursos y que es clave para el crecimiento sostenible del sector. 

Actualmente, las principales empresas ganaderas cuentan con granjas experimentales. Estas granjas están dotadas de la más avanzada tecnología en monitorización que permite obtener resultados precisos en investigaciones de campo sobre la cría de animales. Gracias a estas granjas podemos aplicar nuevos sistemas de producción a granjas convencionales con la certeza de que los resultados nos ayudarán a mejorar la producción, reduciendo el consumo de agua, por ejemplo. 

El cambio climático es un hecho, 2019 fue el año más caluroso de la década más calurosa desde que existen registros. La actividad humana es la principal responsable del cambio climático, y dentro de ella, en ocasiones se ha responsabilizado a la ganadería. Sin embargo, recientemente, durante el confinamiento, se observó una caída en la emisión de los principales gases de efecto invernadero de hasta un 60% cuando la actividad ganadero continuaba a pleno rendimiento. Estos datos están haciendo a los expertos replantearse cómo afecta cada sector en las emisiones que provocan el cambio climático, pues todo apunta a que actualmente los sectores agrícola y ganadero no estarían influyendo en la medida que se creía, sino que otros sectores industriales, así como la actividad cotidiana de cada uno de nosotros, serían las principales fuentes de emisiones. 

 

Entradas recomendadas