El futuro del porcino, retos y tendencias

Tener la capacidad de anticiparse a los cambios, es clave en cualquier industria. Observando todos los datos disponibles y analizando las tendencias, podremos hacernos una idea de lo que viene.

En este artículo repasamos las principales tendencias del sector porcino a nivel mundial, respondiendo a esta pregunta ¿Cómo será el porcino de mañana?

Los retos del futuro en el sector porcino

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta la industria es la disminución del impacto medioambiental de la industria porcina. Hoy en día ya contamos con regulación estricta, pero la concienciación social en este sentido sigue creciendo, lo que provocará que debamos esforzarnos cada día más en minimizar la huella que la actividad ganadera genera. Por otro lado, la sociedad exige cada vez más que los productos de origen animal que se consumen, provengan de animales que han estado en condiciones óptimas durante su vida. En este sentido, cada vez serán mayores las exigencias de bienestar que deberán cumplir las granjas en todo el mundo.

  • Mayores exigencias medioambientales
  • Mejora de las condiciones de bienestar animal

España es uno de los países del mundo más exigentes en materia de medioambiente y bienestar animal. En este sentido, estamos a la vanguardia, lo hace nuestra industria más competitiva de cara a países que se verán obligados a invertir en la mejora de sus sistemas.

Por otro lado, en Jisap, buena parte de nuestra inversión en I+D, se realiza en proyectos para reutilización de todo el desecho que genera la actividad, así como en mejora de la calidad de vida de los animales, a través de la alimentación.

¿Cómo serán las granjas porcinas de mañana?

Además de estos grandes retos, las tendencias describen cómo será la industria del mañana. Estas son las principales claves que nos da Jim Long, Presidente de Gensus INC.

  • La cabaña porcina crecerá pero habrá menos porcicultores
  • Las granjas serán cada vez más grandes
  • El peso medio del cerdo adulto aumentará
  • Las exigencias de calidad en la carne serán más altas
  • Continuará la inestabilidad en los precios
  • La carne de cerdo seguirá siendo una de las más consumidas en el mundo
  • El comercio mundial del porcino seguirá globalizándose

 

Entradas recomendadas